Porno en Internet: Tratamiento para la adicción

El tratamiento de la adicción a la pornografía puede ayudar a las personas a superar el comportamiento compulsivo que fomenta el consumo de pornografía en Internet a pesar de los factores de riesgo existentes y de sus posibles consecuencias. En Internet hay multitud de páginas WEB de libre acceso con contenido pornográfico que puede ser consumido de forma anónima desde nuestra propia casa, creando adicción a este tipo de mercado. Un tratamiento estructurado puede ser la única forma realista de romper el patrón de la adicción.La necesidad del tratamiento depende de la correcta identificación de la adicción. No todos los usos del erotismo son evidencia de un problema compulsivo. La pornografía puede ser parte de un estilo de vida sexual saludable cuando está debidamente integrada en las relaciones de una persona. Con la pornografía, como con el alcohol, hay una línea entre el uso recreativo y el exceso. La existencia de la adicción a la pornografía en Internet también puede incluir los efectos combinados de la adición de la masturbación. El orgasmo libera sustancias químicas en el cerebro que actúan como recompensa, creando la adicción. Esta es la razón por lo que la pornografía y la adicción a la masturbación se desarrollan simultáneamente y requieren un enfoque integrado de tratamiento.

Señales que nos pueden indicar que somos adictos a la pornografía. 

La línea entre el uso recreativo de la pornografía y el tipo de uso excesivo que puede requerir tratamiento puede ser difícil de discernir. El comportamiento adictivo puede manifestarse como una necesidad secreta y obligatoria de ver porno en Internet, a menudo, en detrimento de las responsabilidades personales y profesionales. La adicción a la pornografía también puede ser identificada por los deseos del individuo de mantener relaciones y fantasías sexuales con otras personas.Si observa un comportamiento ”extraño”, como pasar mucho tiempo delante del ordenador sin ninguna explicación, o utilizar las tarjetas de crédito para acceder a sitios pornográficos, podría indicar que somos adictos al porno. Una disminución en el deseo sexual o una falta de voluntad para comprometerse emocionalmente con su pareja también puede ser una señal. Básicamente, si encontramos que no podemos dejar de ver porno por un período prolongado de tiempo, la adicción se habrá convertido en un problema.Conductas como el exhibicionismo o la contratación de prostitutas, también pueden indicar una adicción al sexo, sobretodo si no de trata de un comportamiento habitual.

Ayuda para adictos a la pornografía

El tratamiento del consumo de pornografía en Internet es similar al modelo que se utiliza en los programas de tratamiento de la adicción al alcohol. Incluye trabajo individual y familiar con un psicoterapeuta y las sesiones de terapia de grupo.

Algunos médicos recetan una droga como la naltrexona, que bloquea la liberación de dopamina en el cerebro e impide el placer que una persona experimenta como resultado de ver pornografía o de masturbarse. Otros médicos prescriben un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS). Los ISRS son antidepresivos que tienen el efecto secundario de la disminución del deseo sexual.

 

Te puede interesar:

Valoración media 8.21954 sobre 10  – Votos: 450

2 comments

  1. francisco dice:

    Reconozco que soy adicto al porno, pero no quiero desengancharme, para mi eso es vida, si me quitaran el sexo es como si me quitaran la respiración, así que, a follar que son dos días.

Deja un comentario